con fuego de campeón

Es Colo-Colo como el gran araucano, que va a la lucha jamás sin descansar. Porque el recuerdo de David Arellano, siempre lo guía por la senda triunfal…

Club Social y Deportivo Colo Colo

En los primeros meses del año 1925 el Club Social y Deportivo Magallanes se encontraba en una grave crisis institucional, debido a problemas existentes entre los dirigentes y algunos de sus futbolistas. Los jugadores más jóvenes del equipo, liderados por David Arellano, exigían una serie de peticiones que convertirían a Magallanes en un club profesional, como por ejemplo, regular el pago de sueldos a los jugadores. También se pedía el recambio de algunos futbolistas casi «inamovibles» del primer equipo.

En la reunión del club el 4 de abril de 1925 los jugadores «rebeldes» plantearon sus demandas, sin embargo estas fueron totalmente rechazadas por la directiva del club, antiguos jugadores y socios. Lo anterior unido a que la directiva, a último minuto, formó parte de la elección del nuevo capitán del equipo a fin de evitar que David Arellano fuese elegido, pese a que en un primer momento esta decisión solo concernía a los jugadores entre los cuales Arellano contaba con una leve mayoría, provocó la renuncia al club de este y sus más cercanos compañeros.

Estos jugadores decidieron juntarse en el bar Quita Penas, ubicado por aquel entonces en calle El Panteón 1125, aunque en un primer momento tenían la intención de integrarse a otro club, finalmente optaron por formar un nuevo club de fútbol con sólidos principios deportivos y morales. Tras una serie de reuniones que comenzaron la noche del 12 de abril en la pequeña calle Covadonga del barrio Estación Central, la fundación del club quedó sellada el día 19 de abril de 1925 en el Estadio El Llano.

Luego de ser propuestos varios nombres («Independiente», «O’Higgins», «Arturo Prat», entre otros), Luis Contreras escogió el nombre del cacique araucano Colo-Colo para el nuevo equipo; nombre que identificaría lo verdaderamente chileno. Nació así el Colo-Colo Foot-Ball Club. El primer presidente del club fue Alberto Parodi, mientras que Luis Barros Borgoño fue designado presidente honorario.

El uniforme del club fue definido el propio día 19 de abril de 1925 por Juan Quiñones. Camiseta blanca, que representaría la pureza; pantalones negros como símbolo de seriedad; medias negras con una franja blanca, no como un homenaje al uniforme de los marinos de la Armada de Chile, como se señala tradicionalmente, sino porque Guillermo Cáceres, quien propuso este diseño, conocía vendedores clandestinos de productos de la marina en Valparaíso; y zapatos negros con una franja roja, según proposición de David Arellano. Se convirtió en el primer cuadro chileno que estableció entrenamientos obligatorios, preparaba jugadas y aplicó tácticas.

El fútbol uruguayo ha tenido un papel muy importante en la historia de Colo-Colo. No por nada el triunfo de la selección celeste en el Campeonato Sudamericano de 1924 fue una de las grandes influencias que tuvo David Arellano cuando decidió fundar el club en abril de 1925. Fue en Uruguay donde Arellano aprendió algunos de los elementos que iban a ser el estandarte de Colo-Colo durante sus primeros años de vida, como la organización, los nuevos métodos de entrenamiento y, sobre todo, el estilo de juego que ya se practicaba en esas tierras, y que la prensa chilena habría de llamar “científico” o, precisamente, “uruguayo”.

La primera y fatal gira

La gira internacional de 1927 ocupa un lugar primordial en la historia de Colo-Colo. Fue gracias a este viaje que el club se consolidó como la institución de referencia para el fútbol chileno y fue a partir de entonces que se convirtió en el equipo más popular del país, sitial que conserva hasta la actualidad. Más importante aún, fue durante esta travesía cuando forjó gran parte de su identidad y encontró en la tragedia de su fundador, David Arellano, el símbolo que habría de guiar sus pasos por el resto de su historia. Sin embargo, por comprensibles razones, las menciones a esta gira suelen centrarse en el periplo por tierras europeas, específicamente España y Portugal, dejando de lado los partidos que se jugaron en Ecuador, México y Cuba.

Durante la pasada que Colo-Colo realizaba por España, Arellano encontró la muerte de manera sorpresiva. Tras sufrir un golpe accidental durante el encuentro disputado el 2 de mayo contra Real Unión de Valladolid, no logró recuperarse y debió ser trasladado de regreso al Hotel Inglaterra, donde se hospedaba el plantel. Allí los médicos diagnosticaron una peritonitis cuya gravedad hacía inviable una cirugía. El ídolo falleció el 3 de mayo, acompañado de sus hermanos Francisco y Alberto, y fue sepultado con honores en un cementerio vallisoletano, desde donde fue repatriado con posterioridad.

32

Torneos Nacionales

12

Copa Chile

2

Supercopa de Chile

1

Copa Libertadores

1

Copa Interamericana

1

Recopa Sudamericana

Amateurismo y primeros títulos

El amateurismo permanece casi en el olvido. Incluso, cuando se habla de historia de Colo-Colo, David Arellano tiene un lugar primordial, pero rara vez se hace mención a los cinco títulos que obtuvo el club entre 1925 y 1932, aun cuando el fundador fue parte importante del primero de estos éxitos.

No hasta hace mucho para el grueso de los hinchas el fútbol chileno había comenzado en 1933. Fue ese año cuando, tras casi una década de profesionalismo “marrón” e interminables disputas con la vetusta dirigencia de la Asociación de Football de Santiago, los ocho principales clubes de la capital decidieron abandonar el amateurismo y formar el primer torneo oficial de fútbol rentado en nuestro país. Fue así como nació la Liga Profesional de Football de Santiago, que tuvo a Colo-Colo como uno de sus fundadores y a un renacido Magallanes como su primer campeón. Lo que pasó antes quedó en una suerte de limbo, como un recuerdo poco agradable para una actividad que se esmeró en aparentar un lustre organizativo que hasta el día hoy le resulta esquivo.

El 27 de mayo de 1933, en idea conjunta con Audax Italiano, Badminton, Green Cross, Morning Star, Magallanes, Santiago National y Unión Española, crearon la Liga Profesional (desde 1934 parte de la Asociación Santiago). El Campeonato de Apertura lo ganó Colo-Colo al derrotar en la final 2:1 a la Unión Española; pero en el Campeonato Oficial, quedó con el mismo puntaje que Magallanes, obligando a jugar una final que ganaron los magallánicos.

En la temporada 1937 el club obtuvo su primer título nacional, y de forma invicta. Finalizó a 5 puntos de Magallanes, su más cercano perseguidor.8​

Colo-Colo sumó su segunda estrella en 1939, con Alfonso Domínguez como su goleador, completando 32 goles en 24 partidos.9​ El equipo era dirigido por el entrenador húngaro Francisco Platko, quien planteaba un estilo de juego revolucionario para el fútbol chileno de la época.

David Arellano Moraga

Fundador y capitán de Colo-Colo, mostró desde pequeño grandes aptitudes para el deporte. Comenzó jugando en el equipo de fútbol de la Escuela Normal, donde cursó estudios de Educación Física. Con apenas 17 años de edad, se incorporó al primer equipo de Magallanes, conquistando dos campeonatos de la Asociación de Santiago en forma consecutiva, los años 1920 y 1921. Una crisis interna del club, motivada por el deseo de reformas por parte de los jugadores, llevó a un grupo de estos, encabezados por los hermanos Arellano, a apartarse de la institución y fundar un nuevo equipo.

Ocupando siempre la posición de insider izquierdo, integró también la Selección Nacional que participó en los Sudamericanos de 1924 y 1926. Exponente de un «juego sobrio y elegante, dominio de la pelota, buen cabeceador y disparo respetable, buen dribbling, pase certero y organizador por excelencia» (Marín, 1985:38), Arellano se consagró como goleador de esa Selección subcampeona de América en 1926.

Platko, Tirado y Sorrel

En la temporada 1941 y con una delantera conformada por Enrique Sorrel, César Socarraz, Alfonso Domínguez, Norton Contreras y Tomás Rojas, los albos sumaron su tercera estrella, y por segunda vez invictos con un promedio de casi 3,5 goles por partido.10​ Francisco Platko nuevamente revolucionó el fútbol nacional, con la implementación del esquema de juego «WM» y del half policía, denominación que recibió el jugador encargado de marcar al centrodelantero rival, algo inédito para la época. Ese mismo año Platko fue llamado a dirigir a la selección de fútbol de Chile, especialmente para el Campeonato Sudamericano 1942 desarrollado en Uruguay. Al año siguiente los conflictos económicos y directivos propiciaron la renuncia del recién elegido presidente Robinson Álvarez, las repercusiones se notaron en la competición oficial donde Colo-Colo solo remató en la tercera posición. En 1943 pese a que el desgaste de los jugadores y del cuerpo técnico era evidente, el club logró ubicarse segundo dos puntos por debajo de Unión Española.

El año 1944 comenzó con la renuncia de Platko y el despido varios jugadores extranjeros, como parte de una política de «chilenizar» el equipo adoptada por el club ese mismo año. Los cambios surtieron efecto, ya que bajo la conducción del entrenador nacional Luis Tirado, quien reemplazó a Arturo Torres a mediados de la temporada, Colo-Colo obtuvo nuevamente el campeonato nacional, derrotando en la última fecha al Audax Italiano, que estaba primero antes del partido (a un punto de Colo-Colo), por 3:1.11​ Al año siguiente, pese a que contaba con gran parte del plantel que logró el campeonato pero con el problema de no tener recambios, Colo-Colo terminó penúltimo, solo superando al débil Badminton.

En 1946 pese a reforzar de buena manera el plantel, llegando a pagar $180.000 a Magallanes por el defensa Domingo Pino, la gran cantidad de lesiones que afectaron al equipo sumado el pobre rendimiento ofrecido por algunos refuerzos no permitieron realizar una buena campaña, ubicándose en un discreto sexto lugar.

Pero, en la temporada 1947, Colo-Colo se consagró nuevamente campeón, esta vez bajo la dirección técnica del exjugador Enrique Sorrel, a tres fechas del final del campeonato.12​ Este título sirvió de base para que el club organizara la Copa de Campeones de América en 1948, campeonato precursor de la futura Copa Libertadores de América, junto a River Plate de Argentina, Vasco da Gama de Brasil (eventual campeón del torneo), C.D. Litoral de Bolivia, Emelec de Ecuador, Deportivo Municipal de Perú y Nacional de Uruguay. En los años posteriores se acentuaron los problemas deportivos e institucionales, terminando la década en la novena posición.

Hermanos Robledo

Tras seis años de espera, el año 1953 Colo-Colo obtuvo su sexta estrella13​ de la mano de su nuevo presidente Antonio Labán, la vuelta del entrenador Francisco Platko, y la repatriación de dos hermanos iquiqueños que jugaban en el Newcastle United inglés, Ted y Jorge Robledo, este último goleador del torneo con 26 tantos. La llegada de estos jugadores significó un nuevo estilo de juego y más gente en los estadios. El mismo año 1953, Colo-Colo compró una sede social en calle Cienfuegos N.º 41, en Santiago Centro. Frustración al siguiente año porque no pudo obtener el tan esperado bicampeonato.

En 1956, gracias a jugadores como Misael Escuti, Mario Moreno, Enrique Hormazábal y Jorge Robledo, Colo-Colo consiguió su séptimo título nacional.14​ Ese mismo año, se adquirió un terreno de 28 ha, ubicado en el sector sur de Santiago en la comuna de Macul, iniciándose la construcción del futuro Estadio Monumental.

 

Colo Colo 73

En el año 1972, bajo la conducción del Luis «Zorro» Álamos, y con figuras como Francisco Valdés y Carlos Caszely, Colo-Colo salió campeón nacional. Ese año, Colo-Colo marcó el récord de promedio de asistencia de público al estadio en Chile: algo más de 40.000 personas por partido.

Al año siguiente, con un plantel que mantuvo la base del torneo anterior más nuevas incorporaciones, Colo-Colo se convirtió en el primer club chileno en disputar la final de la Copa Libertadores de América. Superó en Primera fase a Unión Española, y a los equipos ecuatorianos Emelec y Nacional de Quito, a los que les propinò sendas goleadas de cinco goles en el estadio Nacional. Superó en las semifinales a Cerro Porteño y a Botafogo, con triunfo de Colo-Colo por 2:1 en el Estadio Maracaná. En la final se enfrentaron en una polémica definición15​ a Independiente, empatando 1:1 en Avellaneda y 0:0 en Santiago, pero perdiendo 2:1 en el desempate en Montevideo.

Este equipo fue también la base de la selección chilena que participó en la Copa Mundial de Fútbol de 1974 en Alemania Federal.

Después de aquel subcampeonato el equipo entró en una crisis deportiva e institucional que se solucionó en el año 1979, cuando, guiados por la dupla de Severino Vasconcelos y el goleador de ese año, Carlos Caszely, el club alcanzó el 12º título tras terminar el torneo con diez triunfos consecutivos y una defensa que solo recibió 24 goles en 34 partidos.

La década del 60

En la temporada 1960, Colo-Colo contrató como entrenador a Hernán Carrasco y a tres fechas del final, alcanzó al puntero Santiago Wanderers y se mantuvo en primer lugar, conquistando su octava estrella. En el año 1963, Colo-Colo salió nuevamente campeón, luego de una disputada temporada con el Ballet Azul de la Universidad de Chile, solo separados por un punto. Ese año Colo-Colo marcó dos récords en el fútbol chileno: el primero, la máxima cantidad de goles anotados por un club en una temporada (103 goles) y el segundo, la máxima cantidad de goles anotados por un jugador en una temporada (Luis Hernán Álvarez, con 37 goles). También ese año significó romper con la tradición de jugar solo con chilenos, que venía desde 1944, por medio del fichaje del argentino Walter Jiménez.

En la Copa Campeones de América 1964 (actual Copa Libertadores de América) Colo-Colo logró llegar a las semifinales del torneo, siendo derrotado por Nacional de Montevideo.

Hasta el final de la década, Colo-Colo solo realizó campañas irregulares en los torneos nacionales, que fueron dominados por la Universidad de Chile y la Universidad Católica.

Después de siete años de sequías, en 1970, gracias a la conducción de Francisco Hormazábal, Colo-Colo llegó a su décima estrella, después de ganar en el partido de definición por el título a la Unión Española por 2:1, gracias a dos goles del brasileño Elson Beiruth.

El inicio de un camino Monumental

Colo-Colo obtuvo el título nacional los años 1981 y 1983 de la mano del entrenador Pedro García, peleando ambos campeonatos con Cobreloa. En el año 1986, bajo dirección técnica de Arturo Salah, Colo-Colo ganó la definición del campeonato por 2:0 frente a Palestino ante 73.967 personas, conquistando su 16º estrella. En este periodo el club también ganó la Copa Chile en las temporadas 1981, 1982, 1985 , 1989 y 2016. Por el contrario, la gran deuda de Colo-Colo estuvo en el campo internacional, donde pese a realizar buenas presentaciones, en las cuales llegó a ganar a São Paulo como visitante en 1987,16​ solo consiguió superar la primera fase de la Copa Libertadores de América en 1988.

El 30 de septiembre de 1989, bajo el mandato de Peter Dragicevic, se inauguró de forma definitiva el Estadio Monumental, con un partido entre Colo-Colo y Peñarol, que terminó con triunfo de Colo-Colo por 2:1, siendo el primer gol marcado en este recinto obra de Marcelo Barticciotto. En este nuevo estadio se dio la vuelta olímpica del título del año 1989, jugando el último partido contra Cobresal.

Jozic Libertador de América

A mitad de la temporada 1990, llegó desde Croacia el entrenador Mirko Jozić, para reemplazar a Arturo Salah. Colo-Colo terminó el año con su primer bicampeonato nacional, tres fechas antes del término del torneo.

En el año 1991 el equipo se coronó campeón de América al ganar la Copa Libertadores. Colo-Colo derrotó en cuartos de final a Nacional de Uruguay y eliminó en semifinales a Boca Juniors de Argentina17​ para superar en la final a Olimpia de Paraguay luego de empatar 0:0 en el Estadio Defensores del Chaco de Asunción y vencer por 3:0 el 5 de junio de 1991 en el Estadio Monumental, con dos goles de Luis Pérez y uno de Leonel Herrera, transformándose así en el único equipo chileno hasta el momento en ganar dicho torneo. En el ámbito local, Colo-Colo obtuvo por primera vez un tricampeonato, al ganar el campeonato nacional, igualando a Magallanes, que se había titulado campeón los años 1933, 1934 y 1935.18​ Ese mismo año, perdió la Copa Intercontinental en Tokio por 3:0 ante el Estrella Roja de Belgrado.

El año 1992, el club ganó la Recopa Sudamericana al derrotar por penales a Cruzeiro de Brasil y la Copa Interamericana 1992 al vencer al Puebla de México.

El año 1993, Mirko Jozić consiguió su último título en Colo-Colo al quedarse con el campeonato nacional, en un año marcado por la llegada de importantes refuerzos, como por ejemplo el seleccionado boliviano Marco Etcheverry.

Después de la salida de Jozić del club, el equipo sufrió algunos años de inestabilidad, provocados por la disputa por la presidencia y una deuda en lento crecimiento. Esto fue solucionado cuando en 1995 llegó al club el entrenador paraguayo Gustavo Benítez.

Luego del cuestionamiento inicial hacia el nuevo entrenador, en 1996 Colo-Colo logró su vigésima estrella, de la mano de, entre otros, el volante Marcelo Espina y los delanteros Ivo Basay y Marcelo Barticciotto. Ese mismo año Colo-Colo, tras eliminar a Estudiantes de La Plata y Flamengo, llegó a la semifinal de la Supercopa Sudamericana, donde fue eliminado por el Cruzeiro.

En la temporada 1997 el campeonato fue realizado en dos torneos. En el primero (Apertura) Colo-Colo perdió la final contra la Universidad Católica, pero en el Clausura le tomó cinco puntos de ventaja al mismo equipo, coronándose campeón. En el plano internacional, el club alcanzó las semifinales de la Copa Libertadores, siendo eliminado nuevamente por el Cruzeiro, esta vez por penales. También consiguió llegar a la semifinal de la Supercopa Sudamericana, donde fue eliminado por el São Paulo.

Ese mismo año la IFFHS distinguió al club como el quinto mejor del mundo, siendo la primera vez que un conjunto chileno aparecía entre los diez primeros de esta clasificación.19​

En 1998, Colo-Colo obtuvo su estrella número 22, en un año de cerrada lucha contra la Universidad de Chile, ganándole en la última fecha a Deportes Iquique por 2:1 en el Estadio Monumental.

Luego de la salida de Benítez del club, Colo-Colo comenzó a vivir una negra etapa tanto en lo futbolístico como en lo financiero. El 23 de enero de 2002 la justicia decretó la quiebra del club, dejándolo a cargo del síndico Juan Carlos Saffie, cuya gestión permitió la continuidad de giro del club, necesaria para que Colo-Colo no perdiera su personalidad jurídica y sus bienes no fueran a remate.

En una de las etapas más difíciles para el club y después de cuatro años, Colo-Colo se consagró campeón nuevamente. Ese año se conformó un equipo juvenil, debido a la quiebra, y de la mano del técnico y exjugador Jaime Pizarro, Colo-Colo dio cuenta de la Universidad Católica en la final, alcanzando su vigésimo tercera estrella.

Al año siguiente, y con Iván Zamorano de vuelta en Chile, Colo-Colo llegó a las finales del Apertura y Clausura, pero cayó en ambas con Cobreloa.

En el año 2005 tomó la administración del club la sociedad anónima Blanco y Negro S.A., la cual concesionó todos los activos del club por 30 años, a cambio de pagar todas las deudas a través de un proceso de apertura en la Bolsa de Comercio de Santiago.

A fines de 2005 fue despedido el director técnico Ricardo Dabrowski, y en su reemplazo fue contratado el exjugador Claudio Borghi, teniendo un Colo-Colo completamente renovado y joven. Con jugadores de las divisiones inferiores como Matías Fernández, Claudio Bravo, Gonzalo Fierro, Arturo Vidal, entre otros. Más los ya contratados Jorge Valdivia y Humberto Suazo.

En el segundo semestre Colo-Colo en el torneo local consiguió llegar a la final del Torneo Clausura de Chile, en donde dio cuenta de Audax Italiano, al ganarle por 3:0 en el Monumental y por 3:2 en el Nacional, conquistando así su 25º título nacional. Al final del año se va su principal figura Matías Fernández al Villarreal CF, luego de ser galardonado como Mejor Jugador de América.

En 2007, luego de un apasionante final de campeonato, Colo-Colo se coronó tricampeón por segunda vez en su historia, al ganar el campeonato de Apertura 2007. En la última fecha derrotó a Palestino por 1:0, superando por un punto a Universidad Católica y por tres al Audax Italiano.

Ya en la segunda parte del año y luego de adjudicarse el Torneo de Clausura, Colo-Colo se convirtió en el primer club chileno en alcanzar un tetracampeonato. Tras una irregular fase de grupos, en la etapa de play-off superó en cuartos de final a O’Higgins por 5 tantos a 0 en el partido de ida y 1 a 1 en la vuelta, en semifinales a Universidad de Chile con victorias por 2 a 0 como local y 1 a 0 como visitante, y en la final a Universidad de Concepción por 1 a 0 en la ciudad penquista y 3 a 0 en el Estadio Monumental obteniendo de este modo su 27º campeonato nacional.

Final Copa Sudamericana 2006

En la Copa Sudamericana logró alcanzar la final gracias a la buena actuación de figuras como Sebastián Cejas, Humberto Suazo y Matías Fernández. En cuartos de final eliminó a Gimnasia y Esgrima de la Plata de Argentina. Después de este partido los albos fueron reconocidos como el club del mes del mundo de octubre según la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol.20​ En semifinales derrotaron al Toluca mexicano, y en la final se enfrentaron al Pachuca de México, empatando 1:1 en el Estadio Hidalgo y perdiendo la final de vuelta, el 13 de diciembre de 2006, por 2:1 en el Estadio Nacional. El pitazo final fue acompañado por lágrimas en los ojos de muchos jugadores del cuadro albo, que veían herido su orgullo ante unas 70 mil personas que esperaban una fiesta.